Has puesto todo tu esfuerzo y empeño en estudiar. Pero hace algún tiempo te enteraste de una mala noticia: no has pasado la prueba. Te sientes frustrado, con la sensación de que algo ha pasado y que te merecías una mejor nota. ¿Qué es lo que puedes hacer como estudiante si has suspendido la selectividad? ¿Qué pueden hacer los padres y amigos de la persona en estos momentos?

Entrar a la universidad es un asunto muy serio. Por eso sin duda suspender la selectividad, o como la llaman ahora, la PAU o EvAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad), es algo que no gusta a nadie. Sin embargo, siempre es bueno saber que todavía hay esperanza. Que aún hay una luz al final del tunel.

¿Te apetece que hablemos del tema? ¿Qué puedes hacer ahora que has suspendido la selectividad? Presta mucha atención a estos consejos.

Asegúrate de que realmente has suspendido la selectividad

Antes de nada, no te desanimes tan pronto. Suspender un examen de selectividad no es suspender la selectividad. A ti lo que te importan son los dos siguientes datos:

  • La media de la fase obligatoria de la selectividad
  • La nota ponderada de la fase voluntaria de la selectividad
  • La ponderación de la nota de selectividad con tu nota de bachillerato o calificación de acceso a la universidad.

Para calcular tu nota de la selectividad, te recomiendo que veas este vídeo de “Sus hijos, nuestros alumnos”, donde te lo explican muy claro.

Con la legislación educativa actual, si obtienes al menos una nota media de 4 en la EvAU, tu nota se pondera con la calificación de bachillerato para obtener tu nota de admisión. En cambio, ten en cuenta que si tu nota de la EvAU es inferior a 4, en ese caso sí has suspendido la selectividad y tienes que repetirla para obtener tu media de corte.

De todos modos, piensa lo siguiente:

Tener la nota mínima para la titulación a la que tú quieres ir no significa que te vayan a admitir en ese centro educativo. Todas las titulaciones tienen un cupo máximo de alumnos, por lo que es importante tratar de sacar la nota máxima posible, tanto en selectividad como en bachillerato.

Qué puedes hacer cuando te han dicho que has suspendido la selectividad

Lo primero es tener claro que lo peor ya ha pasado. Si realmente piensas que los exámenes no te salieron muy bien y no tienes nada que reclamar, es el momento de hacer balance.

Vamos a ver algunos consejos que como estudiante puedes tener en cuenta ahora que sabes que has suspendido la selectividad.

1. El mundo no se acaba; si has suspendido la selectividad, tienes la convocatoria extraordinaria

Siempre hay otra oportunidad, por lo que si has suspendido la selectividad, no debes desanimarte. En Educaweb puedes ver por ejemplo las fechas de exámenes para la convocatoria extraordinaria, generalmente en septiembre de 2017. Depende de la comunidad autónoma.

Por tanto, si los exámenes no te salieron bien durante la primera convocatoria, no dudes en ponerte a estudiar más seriamente para esta nueva oportunidad que se te ofrece. Ahora juegas con la ventaja de que sabes cómo es eso de enfrentarte a un examen de selectividad. Y conoces en qué momentos sentiste más dudas. Así que te puedes preparar el doble y con mayor tesón.

2. Si has suspendido la selectividad, no siempre es culpa tuya

Actualmente casi la totalidad de los alumnos que se presentan (un 90%) aprueban la selectividad. Así que, si se ha dado la eventualidad de que la has suspendido, probablemente ha sido por causas de fuerza mayor.

  • Estabas realmente muy mal durante esos días por razones personales.
  • No supiste cómo organizarte el tiempo para ir medianamente preparado.
  • Quizás no dormiste bien durante las fechas de la prueba porque ibas muy nervioso.
  • Llegaste tarde al examen por motivos extraordinarios.
  • Simplemente te preguntaron todo lo que no sabías y tuviste muy, muy mala suerte.

En definitivas cuentas: si has suspendido la selectividad, no te lo tomes como un fracaso personal. Piensa que la mayoría de gente lo consigue. Así que tú también puedes conseguirlo. Si no ésta, la siguiente vez.

3. Quizás el problema no es que has suspendido; es que no te da la nota

Aquí ya sí que entramos en un terreno que afecta a mucha más gente que la de ese escaso 10% que no consigue aprobar la selectividad. Nos referimos a los que sí aprueban la EvAU, pero no logran la nota de corte suficiente para que los acepten en el centro universitario que desean.

Para estos casos, la tristeza y el desánimo originados por no conseguir los resultados que esperabas pueden ser muy grandes. Es aquí donde, los primeros días, más te hará falta la ayuda de un buen amigo, mentor o experto en coaching educativo que te ayude a orientarte.

Muchas veces, en los inicios de la universidad no sabemos realmente lo que queremos. O pensamos que es una tragedia que no nos dé la nota para entrar en la universidad que queríamos. Sin embargo, es posible que haya otros itinerarios, o que se nos abran otras oportunidades.

4. Aunque puede ser duro, tienes oportunidad de repetir la selectividad

Si has aprobado la selectividad, pero necesitas subir tu nota media, también es cierto que tienes la oportunidad de presentarte otra vez. Quizás puedas prepararte mejor para la próxima convocatoria y conseguir la nota que deseas.

Aunque tengas que dedicarle unos meses más, si realmente estás convencido de que quieres que te dé la nota de corte para esa universidad, es mejor tomar las cosas con calma. Seguir luchando por lo que quieres. Insistir hasta que se haga realidad tu sueño.

5. Recuerda que no es el único camino para llegar a donde quieres

La universidad es el camino que muchos siguen, pero no es el único. Si no has logrado superar la selectividad y no te planteas seguir intentándolo, detente y piensa. ¿Qué es lo que realmente quieres hacer en la vida? ¿Cómo puedes conectar tu pasión con tu futuro empleo? ¿Estás de verdad en el sitio que querías estar?

Aunque a veces te la puedan pintar como “estudios de segunda categoría”, lo cierto es que la FP también es una opción. Si ya tienes el Bachillerato, puedes optar a acceder a una FP de grado superior. Un título formativo que, por otra parte, te puede abrir la puerta para entrar a la universidad en un futuro.

Espero que estos consejos te ayuden a seguir adelante. Con todo, si has tenido la mala suerte de suspender la selectividad, me gustaría que compartas conmigo cualquier pensamiento que tengas. Estoy abierta a todos vuestros comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This