Acumulas años de experiencia, conocimientos, horas de trabajo, saber hacer y te preparas una entrevista de trabajo en profundidad. Te pones tu mejor traje y llegas puntual y bien peinado a la entrevista de trabajo para el que (esperas) sea el puesto de tu vida.

Y todo para que el entrevistador dedique escasos dos minutos a repasar tu currículum y te espete la dichosa pregunta: “¿Por qué crees que debería contratarte?

Si alguna vez has pasado por algo así, seguro que te vienen a la mente muchas de las respuestas que debiste decir o aquellas que mejor te hubieras callado. Sea como fuera, en la entrada de hoy quiero ayudarte a comprender por qué te hacen esa pregunta y cómo puedes contestarla.

¿Quién soy yo y qué quiero?

Querido lector, tengo malas noticias para ti. Me temo que las empresas ya no buscan profesionales a la antigua en las entrevistas de trabajo, con una colección de títulos que certifiquen conocimientos poco útiles en una sociedad siempre cambiante.

No. Por el contrario, están buscando personas con habilidades. Habilidades como el trabajo en equipo o con nociones de cultura colaborativa. Habilidades sociales, y habilidades en gestión y liderazgo. Habilidades en definitiva, o como a mi me gusta decir, potencial.

Además de estas malas noticias, y después de los años que llevo trabajando en inserción sociolaboral (actualmente trabajo como técnico en la Fundación La Merced Migraciones), sé que las empresas buscan candidatos con seguridad en sí mismos, es decir, que sepan quienes son y qué quieren en la vida.

En una sociedad que tiende a la temporalidad y la precariedad, para los reclutadores se hace evidente que necesitan personas preparadas, pero sobre todo personas comprometidas con su trabajo que esté deseando poner su talento al servicio de la empresa.

La multinacional norteamericana General Electric ha sabido resumir este concepto de forma magistral. En unos pocos segundos nos hacen ver que las ideas, como el verdadero talento profesional, vienen a este mundo para desafiar el orden establecido. Y cómo en las manos adecuadas, pueden convertirse en algo maravilloso.

¿Crees que los profesionales que están buscando en una empresa como ésta se van a sentir impresionados por un currículum o que lo que buscan está relacionado con el talento y la actitud?

Propuesta de valor

Los profesionales del marketing utilizan un término que encaja perfectamente en lo que quiero comunicarte.

Para lograr que un producto o servicio destaque frente a la competencia, estos profesionales hablan de “propuesta de valor” o “unique selling proposition”. No es otra cosa que aquello que diferencia a ese producto del resto de los que comparten ese espacio comercial.

¿Cómo se articula esa propuesta de valor? A veces será la calidad, otras será la innovación, o el diseño, o la facilidad de manejo, o la seguridad.

Por ejemplo, como bien sabrás, los productos de la marca Apple comunican dos conceptos: la calidad y la innovación. Su propuesta de valor frente a Samsung, Huawei o Sony es que sus teléfonos son de mayor calidad y poseen mejores prestaciones.

Así, instintivamente, aunque no hayas tenido nunca un iPhone entre tus manos, piensas que son mejores, porque duran más y están diseñados para un tipo de público muy específico.

“Las personas, como los productos, deben desarrollar un discurso que los diferencie de la competencia.”

¿Cuál es tu razón?

Pues bien, cuando se trata de la entrevista de trabajo, debes hacer el mismo ejercicio. Realiza un proceso de introspección personal con las siguientes preguntas:

1/ ¿Qué habilidades me hacen diferente a los demás candidatos?

No se trata de si hablas 5 idiomas, que también es importante. Se trata de si eres paciente, responsable, inquieto o perfeccionista. Son habilidades que hablan de tí como persona y que permiten a un reclutador conocerte un poco mejor.

2/ ¿He desarrollado alguna actividad fuera de mis estudios o profesión que hable de mi actitud frente al trabajo?

En Estados Unidos se valoran muy positivamente aquellos perfiles profesionales que participan en actividades de voluntariado. Para los reclutadores son síntoma de que te implicas en aquello que consideras importante y que no eres conformista o pasota. Te preocupan los demás y su situación y por eso cultivas tus habilidades como voluntario.

¿Crees que un reclutador prefiere a una persona que pasa todo su tiempo libre tumbado en el sofá o al que saca tiempo para ayudar en actividades de voluntariado social que solucionen de forma local problemas globales como la desigualdad o la pobreza?

3/ ¿Sé trabajar en equipo? ¿Realizo actividades que lo demuestren?

En todo el mundo los deportes son síntoma de saber jugar en equipo. No hablo de golf, sino de baloncesto o fútbol.

Lo importante es que demuestres a quien está pensando en contratarte que eres capaz de cumplir una función dentro de un equipo estructurado de personas, donde debes pensar en los demás y superar tus dificultades pensando en el bien común.

¿Ves como estas habilidades te ayudan a ser mejor profesional?

4/ ¿Tengo aficiones que resalten mis habilidades sociales o intelectuales?

También son importantes las habilidades que señalo en la guia de coaching educativo para profesionales y alumnos.

En ella cito una frase de  Laszlo Bock, vicepresidente de Recursos Humanos de Google, que afirma que “El expediente académico no sirve para predecir nada“.

Porque así es la realidad en una de las empresas más innovadoras del mundo: el expediente académico no sirve para garantizar un trabajo acorde con sus estándares, que provoque cambios en la sociedad.

5/ ¿Poseo habilidades básicas, de competencia y cualidades de carácter que me permitan estar en la línea de lo que demanda el mercado de trabajo?

Por último, quiero que reflexiones sobre las habilidades extracurriculares que tantas veces he tratado en mi blog de formación.

Empezando por las básicas, como la aritmética, la tecnología, las finanzas, la cultura o la ética empresarial.

Además, realiza una autoevaluación de tus capacidades de competencia, como el pensamiento crítico o la solución de problemas a través de la creatividad. Son habilidades muy valoradas en el entorno empresarial.

¿Necesitas ayuda con este proceso de introspección para la entrevista de trabajo? El coaching educativo puede ayudarte a ser el profesional que el mercado demanda. Contacta conmigo ¡puedo ofrecerte asesoramiento!

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn
Kenia Montes es psicopedagoga y maestra experta en formación. Ayuda a profesores, alumnos y empresas a conseguir un cambio positivo en la formación gracias al coaching educativo y el diseño de formación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This