Seguro que no sabías que hubo una época en la que se usaba el radio para todo. Este elemento radioactivo de la tabla periódica fue muy utilizado desde su descubrimiento en 1898 hasta la tercera década del siglo XX.

Se aplicaba por sus teóricos beneficios a todo lo que te puedas imaginar: cremas, aguas, tónicos, pinturas y otras muchas cosas más que provocaron miles de muertes durante más de 30 años.

Sin llegar a esos extremos, tu método de enseñanza puede llevarte por el mismo camino. Se pone de moda, todo el mundo lo utiliza y saltas sobre él como si no hubiera otra cosa mejor.

El problema surge cuando se demuestra que, en realidad, no es tan maravilloso como parece y que sus “beneficios” no son tantos como se creían. Ha llegado el momento de los nuevos modelos de enseñanza.

Qué está pasando en las aulas

Hay profesores que siempre usan el mismo método de enseñanza. Con todo el mundo. En cualquier situación. Desde que prácticamente se metieron en el mundo de la docencia.

Clase magistral, rigurosa, sin interrupciones. Discurso plano, intelectual, casi perfecto. Cero preguntas. Cero participación. Cero tecnología.

Sin infografías, elementos audiovisuales e interactivos, ni rollos modernos.

Y si eso funcionó en algún momento, lo cierto es que hoy plantea algunas dificultades. Del mismo modo en el que las viejas modas, como el uso del radio, se quedaron atrás, un día los alumnos empezaron a darse cuenta de que no era eso lo que necesitaban.

El mundo que veían allá fuera y el que se encontraban dentro del aula era completamente distinto. Así que, ¿cómo iba ese método a ser útil para su aprendizaje?

Los métodos que funcionaron en el pasado no tienen por qué servir en el presente

Los profesores se han encontrado, así, con un problema: las personas cambian, el mismo método de enseñanza no sirve en todas las épocas, ni con todos los estudiantes.

Por ejemplo, hace poco se puso de moda el método de enseñanza Montessori en la educación infantil.

Se trata de un sistema creado por María Montessori y está basado en “orientar” a los niños más que dirigirles. Se les deja que aprendan de manera autónoma, y que puedan moverse y jugar como ellos quieran… En lugar de dar una clase programada, se planifica una enseñanza especial para cada uno y unas metas determinadas.

Algo parecido ocurre en la enseñanza para adultos. Se busca aplicar nuevos modelos de enseñanza que sean más acordes a las necesidades y problemas de los adultos de hoy.

La manera de aprender de las generaciones actuales no es exactamente igual que hace 100 años. No tenemos las mismas prioridades, la misma tecnología, ni la misma manera de entender el mundo.

El sólo hecho de la existencia de Internet, los smartphones, las redes sociales, la globalización… hace que los alumnos de hoy vean y entiendan el mundo de una forma completamente distinta a como lo entendieron sus abuelos.

La existencia de tantos estímulos, la sobreabundancia de información, ha provocado, por ejemplo, que no prestemos tanta atención a las cosas.

Recibimos tantos mensajes publicitarios a lo largo del día que nuestro cerebro discrimina la información que ve y cataloga como “spam” todo aquello que no le interesa, toda la “información no deseada”, todo lo que no encaja en nuestra forma de aprender.

“Igual que hoy en día nadie concibe utilizar una crema que contenga radio, no podemos concebir una enseñanza que ha demostrado no ser eficaz con las generaciones actuales.”

No veas el cambio de paradigma como una tragedia

Hay muchos profesores que se sienten desorientados con los alumnos de hoy. No saben muy bien cómo enfrentarse a ellos. No están acostumbrados. Su tendencia es, a menudo, a menospreciar a las nuevas generaciones y los nuevos métodos de enseñanza porque no los consideran eficaces.

Es una tendencia que he observado y es completamente comprensible por ese conflicto intergeneracional que nos lleva, muchas veces, a una falta de comprensión mutua.

La reacción de los profesores, normalmente, se mueve dentro de alguna de estas afirmaciones:

  • Los alumnos de hoy no me escuchan, no me prestan atención. Están siempre con sus teléfonos móviles, tablets, ordenadores.
  • Hay una falta de adaptabilidad a la dinámica de una clase normal. Cada cual hace lo que quiere y te resulta complicado cumplir con los objetivos marcados.
  • Cada alumno es de su padre y de su madre. Hay personas con diferentes niveles, orígenes socio-culturales distintos, dinámicas de estudio y comportamiento muy diversas.

Es algo muy habitual y los profesores no siempre contamos con las herramientas para tratar de combatir los problemas de atención en el aula.

¿La solución? Los nuevos modelos de enseñanza. Está claro. Aunque no es el fin del mundo, y te voy a explicar por qué. 

Los nuevos modelos de enseñanza, un pequeño recorrido

A lo largo de la historia, han surgido nuevos modelos de enseñanza diferentes basándose en el enfoque científico que estaba de moda en aquel momento.

Así, por ejemplo, el conductismo tuvo mucho influencia en la enseñanza tradicional durante el siglo XX, tal como señala Priscila Hernández Pou.

Cada estudiante era producto de su propia historia. Para modificar su conducta se aplicaban técnicas de modificación: refuerzo positivo, castigo, etc.

Los estudiosos de las teorías del aprendizaje también tuvieron influencia en el desarrollo de nuevos modelos de enseñanza. Por ejemplo, la teoría de las inteligencias múltiples y estilos de aprendizaje, de Howard Gardner, marcó un hito en la historia educativa.

De acuerdo con Gardner, existen 8 tipos de inteligencias predominantes: la lingüística, la lógico-matemática, la espacial, la cinético-corporal, la musical, la interpersonal y la naturalista.

Si concebimos al ser humano de esta forma, nos damos cuenta de que los alumnos no tienen las mismas aptitudes en cada una de estas inteligencias. Se puede ser muy inteligente en un área y muy poco inteligente en otra.

Aprovechar las áreas que mejor se le dan a un alumno ayudarán a incrementar sus habilidades y conocimientos.

Con los años, se ha ido buscando una enseñanza cada vez más interdisciplinar, dando la oportunidad a los estudiantes de buscar optativas y seguir programas educativos más especializados.

Un punto que tiene gran trascendencia, también, en la enseñanza no reglada, donde el background de los alumnos puede ser muy diverso y se intenta aprovechar sus conocimientos previos de otras materias para enriquecer al máximo la clase.

¿Qué es el coaching educativo?

Consulta la guía de coaching para profesores y estudiantes.

GUÍA GRATUITA

¿Cómo aplicar el método educativo adecuado en tu aula?

Lo que es útil para unas materias, estudiantes o incluso docentes, puede no serlo para otros. Los métodos educativos cambian a lo largo del tiempo porque las personas cambian.

Los entornos en los que nos movemos, además, son diferentes. No podemos aplicar nuevos modelos de enseñanza en las mismas circunstancias. Por ejemplo, si aplicamos un método del caso, el estudiante estará mejor preparado para la reflexión porque en este modelo se fomenta este tipo de ejercicio.

No todos los casos son tan evidentes como éste. Encontrar el método de enseñanza adecuado no siempre es fácil. Pero debemos tener un aspecto claro: adaptarnos al alumno de hoy, a la situación específica de nuestro entorno, conocer nuestra materia y conocer a nuestros alumnos.

Si necesitas encontrar nuevos modelos de enseñanza, es probable que todavía estés pensando como un docente tradicional y no como un coach educativo.

Te propongo un cambio de paradigma a través de mi Guía gratuita sobre Coaching Educativo, que te ayudará a mejorar tu enfoque y estilo educativo para conseguir el máximo rendimiento de tus estudiantes.

¿Me sigues en las redes sociales? Estoy en Twitter, Facebook, LinkedIn, Google+ y Pinterest. Comparto cada día noticias, artículos de interés y vídeos que pueden ayudarte en tu profesión. ¿Charlamos? ¡Te espero!

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This