Seguro que si lees este blog, te habrás dado cuenta de que ninguno de nosotros podemos conformarnos simplemente con enseñar.

Eres un maestro.

Eres un guía… un coach.

No te dedicas simplemente a transmitir información y conocimientos, a pasar datos de un cerebro a otro.

Tu mente, por más prodigiosa que sea y por más datos que pueda almacenar, no puede guardar todos los datos existentes sobre una materia y hacer que tus alumnos los asimilen de la noche a la mañana.

El papel del alumno hoy es mucho más activo en el aprendizaje. Tu misión consiste, por tanto, no tanto en dirigir su desarrollo, sino en estimular e inducir al alumno para que se implique en su aprendizaje, y pueda experimentar, equivocarse, crear, participar, y sacar todo su potencial.

Ayudarle a ser un aprendiz independiente. Alguien que quiere aprender, que sabe cómo, que investiga, que utiliza herramientas, y que cuando no las encuentra, las busca o las inventa para conseguir un objetivo.

A través del coaching educativo, puedes lograr que tus alumnos consigan obtener resultados para mejorar su proceso de aprendizaje. Puedes ayudarles a cambiar sus hábitos, adquirir comportamientos idóneos, habilidades del siglo XXI y desarrollar competencias mediante procesos de acción.

Uno de los padres del coaching, Timothy Gallwey, citado por John Withmore en su libro Coaching: el método para mejorar el rendimiento de las personas, señalaba:

La esencia del coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño, ayudándole a aprender en lugar de enseñarle.

Modelos de coaching educativo, un recorrido

Muchos se llegan a inspirar en Sócrates, el padre de la filosofía, al que consideran uno de los primeros “coach” de la historia. Su método, la mayéutica, conducía al oyente a hacerse las preguntas correctas y responderlas para conocer la verdad.

De esta forma, Sócrates no trataba de convencer a nadie de su argumento, sino que simplemente invitaba a su discípulo u oyente al diálogo y el razonamiento para que llegara por sí mismo a esa conclusión. Fué el primero de los modelos de coaching educativo utilizados en la historia.

Pero lo cierto es que desde entonces ha habido muchas escuelas y modelos de coaching educativo de procedencias diferentes: principalmente, de los campos del deporte, la filosofía y la psicología, aunque se considere a Timothy Galwey uno de los pioneros modernos en este campo.

Según las fuentes de las que bebas, estarás más cerca de una o de otra escuela a la hora de ayudar a tus alumnos a desarrollar sus capacidades.

Por hacerte una breve semblanza de cada una de ellas, vamos a distinguir entre algunos de los principales modelos de coaching educativo, aunque hay algunos más y esto es tan sólo un sencillo resumen.

Los modelos no psicológicos

  • Escuela sudamericana: también llamada ontológica, su máximo exponente es el chileno Fernando Flores. Se basa en que las personas somos observadores distintos, y por tanto, tenemos esquemas interpretativos diferentes.Todo este modelo se fundamenta la lingüística y la comunicación. La forma en la que hablamos contribuye a conformar lo que somos. Si cambiamos la manera en que interpretamos la realidad, cambiaremos nuestras acciones.
  • Escuela norteamericana o “pragmática”: sus principales referentes son Thomas Leonard y Laura Withworth.Es un tipo de coaching pragmático, orientado a conseguir resultados y muy enfocado al mundo empresarial.Se determina un asunto, se marca un objetivo, se define la realidad presente, se evalúan las opciones y se adopta un compromiso de cara a conseguir el máximo rendimiento.
  • Escuela europea: la escuela europea o humanista tiene como principales pioneros a dos de los ya citados expertos en coaching: Timothy Gallwey y John Withmore.Está enfocado en ayudar a la persona a tomar conciencia del lugar al que quiere llegar, adoptar la responsabilidad necesaria para conseguir su objetivo y generar autoconfianza para desarrollar todo supotencial.

¿Qué es el coaching educativo?

Consulta la guía de coaching para profesores y estudiantes.

GUÍA GRATUITA

 

Frente a los modelos de coaching educativo no psicológicos, tenemos que mencionar también los psicológicos, que echan mano de algunas de estas corrientes para aplicarlas en el desarrollo del potencial humano.

Los modelos psicológicos

Los modelos psicólogos son complejos y, en ocasiones, parecen superpuestos o hacen énfasis en puntos similares, pero parten de enfoques diferentes. Algunos de ellos son:

  • Coaching cognitivo conductual: está basado en la teoría psicológica del mismo nombre. Consiste en cambiar nuestras creencias y encontrar la mejor solución.
  • Coaching psicodinámico: basado en los trabajos de Tavistock Institute, es ideal para aplicarlo en entornos conflictivos. Se busca que todos los miembros del entorno se expresen espontáneamente para captar los orígenes de los problemas relacionales.
  • Coaching sistémico-psicodinámico: está fundamentado en las teorías de Bert Hellinger. Hay unas leyes sistémicas ligadas a las organizaciones, con las cuales la persona interactúa. Entender esas leyes es clave para encontrar la mejor solución al problema, de modo que haya equilibrio entre los componentes del sistema.
  • Coaching gestáltico: su nombre procede de la famosa psicología Gestalt. Se busca que la persona o cliente se dé cuenta de su presente, a través de una terapia de preguntas en un entorno seguro y de confianza, con el objetivo de que pueda cambiar su yo.
  • Coaching orientado a la persona: se basa en el humanismo. Consiste en generar la máxima confianza en la persona o cliente y tratar de crear las condiciones más adecuadas para su crecimiento. El objetivo es guiar, no dirigir.
  • Coaching relacional: su principal referente es Joan Quintana i Forns, experto en temas de comportamiento y cambio organizacional. Está orientado a ayudar a la persona o cliente para que disponga de relaciones saludables en su vida.
  • Coaching de la psicología positiva: hace énfasis en el pensamiento, emociones y relaciones positivas, la experimentación de la sensación de propósito y el establecimiento de metas.

Si te das cuenta, todos estos modelos no son simplemente aplicables al mundo de los deportes o las empresas, sino también en la dinámica de un aula y en la relación alumno-profesor y clase-profesor.

Modelo de coaching educativo. ¿Cuál elegir?

¿Cuál es el modelo de coaching más adecuado para tus alumnos?

Seguramente te veas un poco abrumado por tantos modelos de coaching educativo. Y es algo absolutamente normal.

En muchas ocasiones, te encontrarás que sin darte cuenta has seguido metodologías de unos o de otros, sin prácticamente darte cuenta, o aplicarlas a diferentes grupos de alumnos.

Porque, en el fondo, aunque distingamos entre distintos modelos de coaching, no son compartimentos estanco.

De hecho, hay puntos en los que muchos de ellos coinciden.

Dice un refrán, muy repetido en el mundo educativo, que “cada maestrillo tiene su librillo”. Y lo cierto es que no tienes por qué cambiar tu forma de hacerlo si te está funcionando.

Lo que te proponemos es que, si hasta ahora no entendías la enseñanza desde esta perspectiva, adoptes un modelo de coaching en tu labor de enseñanza.

Si te fijas, por ejemplo, hay algunos modelos de coaching que son ideales para determinadas situaciones.

Por ejemplo, el coaching relacional puede ser de gran valía para sacar lo mejor de alumnos conflictivos o con problemas de comportamiento, ayudándoles a crear y buscar relaciones amistosas saludables. Les ayudará no sólo a aprender más rápido, sino a cambiar su percepción acerca de sí mismos.

Adoptar un modelo de coaching humanista, por otro lado, te ayudará a tratar de incidir en alumnos cuya falta de confianza en sí mismos les impide avanzar. Si recuerdas, en El efecto Pigmalión en las aulas vimos la importancia de confiar en el alumno para ayudarle a que también él confíe en sí mismo.

Podrás tratar de descifrar las ideas limitantes, bloqueos mentales y marcos interpretativos inadecuados que les llevan a actuar de una determinada forma.

Aplicando el coaching humanista, podrás ayudarles a manejar el “juego interno” que se desarrolla en el pulso de su desafío personal: ante un examen, ante una presentación oral, a la hora de conseguir una meta…

Lo único que les permitirá permanecer en la dinámica del cambio personal.

“Lo que caracteriza al coaching es que es cooperativo, no directivo. Por eso se asemeja tanto al nuevo modelo educativo que imperará en las aulas hoy y en el futuro.”

Hacia una enseñanza cooperativa, no directiva

Según Juan Fernando Bou Pérez, en su libro Coaching para docentes. El desarrollo de las habilidades en el aula (2007), lo que caracteriza principalmente al coaching educativo es que es “cooperativo, no directivo”. Ésta es la principal baza que debe manejar un profesor-guía o profesor-coach, como quieras llamarle, cuyo objetivo no es crear un entorno rígido de aprendizaje, sino ayudar a los alumnos a extraer todo su potencial.

Si quieres saber más sobre cómo aplicar el coaching educativo de una forma práctica, te invito a que leas mi guía de coaching educativo y empieza a darle un estilo diferente en tus estrategias de enseñanza. Te sorprenderá saber cuánto podemos ayudar a las personas cuando, simplemente, usamos el método adecuado y pulsamos en la tecla correcta.

En la guía de coaching educativo te daré las claves que necesitas para aplicar esta disciplina en tu trabajo como profesor. Además la ofrezco a los lectores de mi blog completamente gratis. Esto es todo lo que vas a encontrar en ella:

  • Qué es el coaching educativo
  • Por qué aplicarlo a la formación
  • Coaching para profesores
  • El alumno millennial
  • Habilidades para el siglo XXI
  • Nuevas tendencias de aprendizaje
  • Modelo de coaching
  • Coaching para alumnos

No te vayas de este post sin conocer de primera mano cómo aplicar el coaching educativo con tus alumnos.

¿Estás aplicando algún modelo de coaching en tu día a día como docente? ¿Obtienes los resultados que esperabas? Me gustaría escuchar tus experiencias en los comentarios.

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This