La orientación profesional trata de los servicios, actividades e intervención que se dirigen a personas de toda edad y en todas las etapas de su vida, para ayudarla en sus elecciones personales, educativas o de desarrollo profesional.

Servicios y actividades de orientación que pueden ser incorporados desde distintos ámbitos, ya sea públicos o privados, formales o no formales, orientados a las personas y los grupos.

La orientación debe ser considerada como un proceso que incorpora acciones y dinámicas coherentes, en función de los objetivos que se pretendan, y a partir del análisis de los datos disponibles sobre la persona y el contexto.

Siendo considerados el referente para la contrastación de alternativas y oportunidades centradas en la interacción persona-contexto, que incluyen además, otras propuestas, programas, estrategias y métodos.

“La orientación profesional ayuda a las personas de cualquier edad y en cualquier momento a que tomen las decisiones adecuadas.

La orientación profesional y la atención a la diversidad

La orientación debe estar sujeta a la planificación y evaluación, sólo de esa forma podrá garantizarse tanto su permanente ajuste a las necesidades, como su contraste y mejoras progresivas.

De este modo, y de acuerdo con Bautista, R. (1992), la planificación que tenemos que realizar habrá de ser realista, posible, participativa, interdisciplinar y evaluable.

La palabra planificar, cobra un especial significado como apoyo a las personas con diversidad funcional (discapacidad), planificaciones cuyo centro de referencia es la persona.

A mediados de los años 80 surge un estilo de planificación, la PCP (Planificación Centrada en la persona), proceso de colaboración para ayudar a las personas a acceder a los apoyos y servicios que necesita.

Este proceso de planificación, es efectivo y válido para la persona, si ella se convierte en el motor central del proceso, permitiéndole alcanzar una mayor calidad de vida, basada en sus propias preferencias y valores.

La PCP es un proceso continuo de escucha, aprendizaje y acción

Los profesionales se convierten en parte del grupo de apoyo de la persona, implicando un replanteamiento de los roles, con cambios en los servicios y la comunidad que les rodea.

La PCP persigue además, ofrecer experiencias a la persona, que incluyan una mayor presencia de la persona en su comunidad, profundizando en sus relaciones, aumentando sus competencias, reputación y control de su vida, y de sus elecciones.

Esta nueva forma de trabajo, es asumida actualmente por muchas organizaciones y profesionales que trabajan en la atención a la diversidad, e incluso demandada por las propias personas que disfrutan del proceso.

¿Qué es el coaching educativo?

Consulta la guía de coaching para profesores y estudiantes.

GUÍA GRATUITA

Aportaciones de la orientación profesional y la tutoría al desarrollo de las competencias básicas

El desarrollo de competencias básicas, actualmente se reconoce como un elemento de vital importancia, que debe ser desarrollado a través de las distintas acciones que se van desarrollando en cada etapa.

De esta forma la orientación y la acción tutorial, contribuyen de modo determinante en la adquisición de competencias relacionadas con la convivencia, la autonomía, iniciativa personal, toma de decisiones, el espíritu emprendedor o habilidades sociales.

Las competencias básicas se definen como un “conjunto de conocimientos, destrezas y actitudes que
todos los sujetos necesitan para su realización y desarrollo personal, inclusión y empleo, debiendo ser desarrolladas a lo largo de la escolaridad obligatoria y que deberán actuar como la base para un aprendizaje a lo largo de toda la vida” (Comisión Europea, 2004).

Son muchas las contribuciones a las 8 competencias básicas que se realizan desde la orientación y la tutoría, cabe destacar la utilización del debate, el diálogo e intercambio de puntos de vistas, al desarrollo de la competencia de comunicación lingüística.

Por ejemplo

  • Las tutorías profesional-persona
  • Las tutorías servicios-familias
  • El co-aprendizaje persona-persona.

Un buen conocimiento de nuestras competencias, nos ayuda a organizar de manera efectiva nuestras metas y prioridades, a tener mayor conocimiento de nuestras fortalezas y áreas de mejora, y una mejor gestión de nuestros recursos potenciales.

Formar a estudiantes orientadores en conceptos y destrezas de ayuda, para orientar a estudiantes de su misma edad, a través de tutorías, hacia el cambio positivo de conducta y el progreso académico.

El aprendizaje es un elemento de gran relevancia en el desarrollo competencial. Los conocimientos y habilidades se aprenden a través de la formación y del desempeño en el puesto de trabajo, mientras que las actitudes y competencias sociales se entrenan y desarrollan en todos los ámbitos de la vida (planificación, paciencia, creatividad, etc.).

La orientación profesional como sistema de mediación entre la persona y el mundo sociolaboral

Sabemos que existen algunos modelos de orientación, y dependiendo del tipo de modelo que se decida aplicar, el proyecto o el programa educativo que vayan a definir, tendrán unas características y estrategias que primarán sobre otras.

En general, podemos observar la siguiente clasificación de los modelos de orientación (Sanz Oro, 2001) que pueden ser planteados por los diferentes servicios:

De counseling. Se basa en la atención individualizada, en una relación terapeuta cliente, orientador-usuario, cuyo objetivo se orienta a satisfacer las necesidades del individuo. La intervención está en función del diagnóstico y tiene una dimensión terapéutica. La entrevista es el procedimiento típico de este modelo.
De servicios. La acción se centra en las personas que tienen problemas y responde a su iniciativa, llevando a una intervención caracterizada por su dimensión correctiva basada en la acción específica.

De programas. Se fundamenta en la detección y el análisis de necesidades, así como en el proceso subsecuente para su satisfacción o atención; es decir, propuesta de objetivos, planificación y puesta en marcha de los procedimientos para conseguirlos a través de la realización de actividades y evaluación. Tiene un carácter básicamente proactivo. La intervención puede ser individual o grupal.

De consulta colaborativa. Tiene presente una serie de relaciones entre diversos agentes que lleva a plantear la necesidad de una intervención directa sobre el sujeto que presenta problemas a través de la mediación y el soporte (consultor), desde una relación de igualdad. Tiene carácter proactivo.

Psicopedagógico. Se corresponde con planteamientos globales y sistémicos, en los que, además de asumir los anteriores modelos, ejerce su acción sobre la institución educativa como perturbadora o facilitadora de los procesos de aprendizaje. Se corresponde con acciones proactivas a través de la relación entre los distintos niveles de intervención, ya sea sobre la persona o alumno, el aula, el centro educativo y otros agentes externos.

Los programas de intervención educativa, social y laboral, deben afrontar la preparación para la vida, para los cambios que la orientación incorpora en cualquier persona, para el trabajo y para funcionar en la comunidad.

La orientación profesional, un eje estratégico.

La orientación laboral, el networking, visibilidad y oportunidades laborales

Los momentos que nos están tocando vivir, en cuanto al ámbito laboral se refiere, son convulsos, donde las opciones de encontrar empleo disminuyen, por la destrucción de puestos de trabajo que ha habido (aunque parece que este aspecto se está estabilizando) y por la alta competencia surgida en la búsqueda de empleo, al aumentar en modo considerable el número de personas desempleadas en nuestro país en los últimos 6 años.

Debido a esto, podemos determinar que tienen mayores posibilidades de triunfar en su búsqueda de empleo, aquellas personas que opten por poner en práctica un mayor número de alternativas e iniciativas en dicha búsqueda.

Networking, visibilidad y oportunidades laborales

A las técnicas de búsqueda de empleo tradicionales (autocandidatura, anuncios en prensa, inscripción en ofertas de empleo a través de portales de internet, red de contactos cercana, etc.), con el auge y universalización de la tecnología y la comunicación, se ha sumado la implantación de nuevos métodos que aumentan la visibilidad de los potenciales candidatos ante las oportunidades laborales.

Hemos podido observar cómo en los últimos tiempos se ha agudizado la imaginación y se ha puesto al servicio de la búsqueda de empleo, en iniciativas como Video-CV originales, presentación del CV en formatos muy personales, uso de las Redes Sociales para obtener mayor visibilidad frente a las empresas, etc.

Uno de los aspectos que últimamente está teniendo mayor importancia y del que se están obteniendo buenos resultados es el networking o establecimiento de contactos o relaciones con personas que pueden posibilitar oportunidades de empleo. La agenda de nuestra red de contactos se agota en momentos como estos, y se antoja necesario ampliarla con personas que estén relacionadas con los ámbitos laborales donde pretendemos encontrara empleo.

El networking se lleva a cabo, fundamentalmente, a través de conferencias, jornadas profesionales, ferias de empleo, participación en Redes Sociales profesionales (blog, Twitter, Linkedin, etc). El networking fomenta la visibilidad, las oportunidades laborales y las recomendaciones.

La visibilidad en Internet y redes sociales resulta fundamental. Muchas oportunidades de empleo se “ocultan” en la red. A mayor visibilidad, mayor probabilidad de conseguir el éxito.

Resulta de gran valor asomarnos a la red y exponer nuestras capacidades y conocimientos a través de nuestro blog profesional, aportándole contenidos y actividad de manera continua y fomentando la participación y el “diálogo” con otros profesionales.

También es importante hacerse un hueco en las redes sociales, mediante perfiles profesionales propios, a través de los que se puede compartir información útil e interesante del ámbito profesional concreto, al mismo tiempo que se pueden compartir las publicaciones del propio blog, utilizando dichas redes como transmisores de nuestros conocimientos hacia un espacio mayor.

Otro aspecto para poner en práctica en el networking es la asistencia a eventos,  conferencias y jornadas temáticas de nuestro ámbito profesional, o genéricas sobre empleo. En estos eventos adquiere la misma importancia el acontecimiento en sí como el espacio de tiempo reservado, una vez finalizado el evento, para establecer relaciones profesionales tanto con los intervinientes al acto como con los propios asistentes al mismo.

Esta experiencia de darse a conocer, compartir conocimientos, inquietudes y expectativas, exponer lo que sabemos hacer y la motivación que tenemos para encontrar nuestro “sitio”, hará que tengamos un plus de posibilidades para que, ante cualquier necesidad que exista, podamos ser tenidos en cuenta o recomendados ante futuras oportunidades laborales. Para esto es importante conocer los eventos que se celebren en nuestro entorno.

En un momento como el actual, en el que el acceso al mercado laboral resulta tan complicado, es necesario optar por el mayor número posible de técnicas de búsqueda de empleo.

Y tomar la iniciativa en nuestra propia búsqueda (blogs, participación en Redes Sociales profesionales), y contactar y ser “desvirtualizado” en estos eventos o acontecimientos, nos puede ayudar a catapultarnos a los primeros puestos de la clasificación en la lucha por conseguir un empleo.

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This