Se habla mucho sobre cómo gestionar los recursos humanos, pero muy poco de gestionar el talento humano. La palabra recursos hace referencia a algo que se utiliza, se consume. El talento, sin embargo, es algo vivo y en crecimiento constante que podemos cultivar.

Cuando una empresa gestiona bien el talento humano de sus empleados, la empresa gana potencial. Surgen nuevas ideas, nuevas oportunidades. Se aumenta la productividad.

El trabajo de los recursos humanos no termina en el momento de contratar a la persona adecuada. La contratación es sólo el principio. De la empresa depende sacar todo el potencial del talento humano para su propio avance y desarrollo.

Como experta en formación para empresas, sé dónde muchas veces las empresas flaquean a la hora de potenciar las capacidades de su personal. ¿Quieres que te cuente algunas de las claves para gestionar el talento humano?

Definir el talento humano: la clave para detectarlo

Antes de saber cómo gestionar el talento humano, sería bueno que nos pongamos de acuerdo sobre la definición. ¿Qué es exactamente el talento de las personas?

Me gusta esta definición de Edgar Eslava Arnao:

Enfoque estratégico de dirección cuyo objetivo es obtener la máxima creación de valor para la empresa, a través de un conjunto de acciones dirigidas a disponer en todo momento del nivel de conocimiento, capacidades y habilidades en la obtención de resultados necesarios para ser competitivos en el entorno actual y futuro.

Lo cual implica que, independientemente de que tengas un buen o mal empleado, puedas no estar logrando que saque todo su potencial. Que tu empresa pueda estar creando más valor del que está creando actualmente, sin cambiar de empleados.

Muchas empresas se limitan a definir el rol de un puesto de trabajo. Lo que quieren es que el empleado desempeñe sus funciones conforme a ese perfil. Si el empleado se adapta, si encaja en el perfil, la empresa conseguirá sus objetivos.

El empleado entonces pone en marcha todos sus conocimientos y habilidades para encajar en el perfil. Y sin embargo, la función que está realizando dicho empleado se limita a eso: cumplir una función en el corto plazo.

No obstante, lo ideal sería tener una perspectiva más amplia:

  • Los perfiles y puestos de trabajo, en ocasiones, nacen y mueren.
  • En las empresas hay rotaciones, altas y bajas, nuevas necesidades, etc.
  • Las empresas también pueden abrir nuevas líneas de negocio, lanzar nuevos productos, expandirse a otros países, etc.

La empresa no puede enfocarse sólo en las funciones que desempeñan sus empleados en este momento. Deben asumir que, desde el momento en el que que contratan a un empleado, hay un “poso” o “bagaje” de talento interior que se va agrandando o empequeñeciendo, siempre que se cumplan algunas condiciones.

Claves para gestionar el talento humano frente a la estructura del negocio

Las estructuras de negocio cumplen una función; la definición de los perfiles de cada puesto de trabajo son necesarias.

Pero no olvides que cada trabajador empieza un camino, una trayectoria nueva. Sabes de dónde viene, qué sabe y qué puede dar de sí. Pero si no lo cultivas, si no sabes cómo gestionar el talento humano, ese árbol se irá secando. Incluso puede que no sea tan bueno en el futuro como cuando lo contrataste.

Las claves para gestionar el talento humano pasan por una suma de elementos que un buen líder empresarial debe tener en cuenta.

1. Mantén alta la moral de la plantilla

Para gestionar el talento humano, uno de los puntos claves es mantener alta la moral de la empresa. Eso depende de muchos factores: salario, clima laboral, bonificaciones y ascensos, etc. Cada compañía y cada sector tiene sus propios usos y reglas. En todo caso, ten en cuenta estas técnicas de motivación para mejorar la moral de tus empleados.

2. Escucha a las personas

La escucha es clave para detectar y analizar el talento humano. Todo empresario, jefe de departamento o persona con alguna responsabilidad debe mantener los oídos atentos a las ideas y propuestas de los empleados. Aunque su función no consista en detectar el talento, lo cierto es que sí están desempeñando un papel fundamental porque son ellos los que ven el día a día de la empresa.

3. Nunca dejes de medir el talento

Una de las funciones que debe cumplir el Departamento de Recursos Humanos no es sólo determinar las bases de los nuevos empleados. También medir el talento de la plantilla y establecer programas de formación para incrementar las habilidades de los trabajadores.

4. Invierte en programas de formación

Tu empresa no debe quedarse atrás mientras tu competencia está a la vanguardia. El resultado de cualquier auditoría, análisis o informe sobre cualquier área de la empresa, puede dar lugar a la conclusión de que los empleados de ese área necesitan potenciar su formación.

5. Promueve, inventa, arriesga

Por último, el talento humano necesita retos, riesgos, nuevas oportunidades e ideas para seguir creciendo. Si una empresa está sana, habrá continuamente movimiento y posibilidades de crear nuevos productos, líneas de negocio y, en definitiva, posibilidades de crecimiento como profesional, una de las claves para que la persona se sienta realizada con su trabajo.

Por qué es importante gestionar el talento humano

Es curioso cómo muchas empresas olvidan esta parte fundamental de la gestión de recursos humanos. Lo que no se cultiva, se acaba muriendo. Y lo que sólo se utiliza, sólo se consume, se acaba quemando (recuerda nuestro post sobre el Síndrome de Burnout o trabajador quemado).

Un trabajador puede ir adquiriendo experiencia, know-how. Conocer los errores y entresijos comunes de la profesión. Adquirir un sexto sentido a lo largo de su trayectoria como empleado.

Todo eso influye, de manera directa o indirecta, en la cuenta de resultados.

Una empresa que cuida el talento humano:

  • Mejora la productividad de sus empleados.
  • Invierte en asesoría de formación y programas formativos.
  • Mantiene la moral alta de la plantilla.
  • Consigue nuevos hitos o retos de negocio.
  • Tiene un plus frente a sus competidores.
  • Posee una mayor visión de negocio, ya que sus empleados no son meros elementos funcionales. Son dinámicos, creativos, tienen ideas, trabajan para el negocio.
  • Te ayuda a ahorrar costes, porque en ocasiones no será necesario contratar nuevo personal para desempeñar tareas que pueden desempeñar empleados que ya tienes contratados y que disponen del tiempo suficiente.

Las empresas que han entendido que su verdadero valor estriba en el talento de sus empleados, no en aspectos como la edad o la experiencia.

Los riesgos de no gestionar el talento humano; un lastre para tu negocio

En cambio, descuidar el talento humano puede provocar toda una serie de efectos indeseados:

  • Mi personal se va a trabajar a la competencia porque no está contento conmigo. Todo el saber hacer y conocimiento que adquirió en mi compañía lo utilizará ahora para otros.
  • He conseguido que mis empleados no se vayan, pero no están contentos, tienen la moral por los suelos. Eso se nota en la productividad, en las ventas y en la competitividad.
  • Hay mala coordinación y malas relaciones entre departamentos y trabajadores, debido a que hay una mala comunicación interna.
  • Hay retrasos, desajustes e incidencias administrativas porque el empleado está a punto de irse, lo que genera más complicaciones, tiempo y papeleo

Cuando se da la espalda al talento humano, se puede dar la paradoja de que alguno de tus empleados tenga una idea brillante para resolver un problema… ¡y no ponerla en práctica!

Para terminar, lo único que puedo decirte es: deja de amortizar a tus empleados y empieza a extraer de ellos todo su potencial. ¿Qué medidas está tomando tu empresa para gestionar el talento humano?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This