Es probable que alguna vez hayas participado en una situación de gamificación en recursos humanos sin saberlo.

Te llaman para una entrevista de trabajo, pero te encuentras a otros tres o cuatro candidatos.

Entonces, un responsable de recursos humanos os plantea una serie de juegos y dinámicas para comprobar cómo responderíais ante una situación cotidiana o extraordinaria en el entorno de la empresa. Se trata de un claro ejemplo de aplicar la gamificación en recursos humanos.

Pero no todo tiene que ver con el proceso de selección de personal. También se puede aplicar la gamificación entre los empleados de la empresa. Es una forma de optimizar procesos, potenciar el trabajo en equipo, sacar el máximo potencial de tu plantilla. Mejorar las habilidades de los trabajadores a la hora de enfrentarse a un problema.

Muchas veces las empresas no son conscientes de hasta qué punto pueden beneficiarse del talento humano cuando se sigue una buena dinámica. Mi deseo en este post es ayudarte a averiguarlo. ¿Me acompañas?

Gamificación en recursos humanos, cómo aplicarla.

¿Qué es la gamificación en recursos humanos?

Quizás te sorprenda lo que vamos a decir. Pero la gamificación, en rigor, consiste en la utilización de estrategias de juego en un contexto controlado. También se le conoce como “ludificación”. En sí misma, no sólo tiene que ver con los procesos de selección de personal, o que el ámbito educativo, aunque se aplica en ambas.

Sebastian Deterding, diseñador e investigador de la Universidad de Hamburgo, la definió como “el uso de mecánicas de juego en entornos ajenos al juego” o también en “entornos no lúdicos” en su artículo Gamification: towards a definition”.

Popularmente asociamos la gamificación a un “test”, un ejercicio práctico, una prueba para evaluar competencias. Y es cierto que es uno de los usos que podemos darle en recursos humanos: la selección por gamificación. Sin embargo, también se trata de una técnica de aprendizaje para interiorizar conocimientos y habilidades a través de un juego controlado.

Puede utilizarse de muchas formas y en muchos ámbitos:

  • En la formación de los nuevos empleados
  • Para ayudar a los directivos a adquirir habilidades de gestión y liderazgo
  • Para fortalecer competencias específicas de la plantilla, como el uso de las TIC
  • Para aumentar la productividad de cada trabajador
  • Para aumentar la felicidad y la motivación de cada miembro del personal.

Se puede aplicar en marketing y ventas, contabilidad, administración, atención al cliente y cualquier otro departamento de la empresa. Sin ir más lejos, los programas de puntos y recompensas que se dan a los clientes fieles forman parte de juegos de gamificación orientados a aumentar las compras.

Aquí nos referimos al uso de la gamificación en recursos humanos.

Curiosamente, en muchas empresas se utiliza a veces el juego sólo en la estrategia de venta, fidelización de clientes o para la selección de personal en recursos humanos. Pero una vez que está la empresa, no siempre se utiliza para la formación de los empleados; no todas las empresas cuentan con un sistema de actualización y mejora de las habilidades y motivación de los trabajadores que se han contratado. Y cuando se tiene ese programa, no siempre está basado en el juego como herramienta de aprendizaje.

Sin embargo, existen muchas maneras de aprovechar los beneficios de la gamificación en recursos humanos dentro de la empresa como recurso para seguir creciendo.

“Definimos gamificación en recursos humanos como técnica de aprendizaje en un entorno controlado que nos ayuda a adquirir nuevos conocimientos.”

¿Qué beneficios tiene la gamificación para tu empresa?

La gamificación es un método de enseñanza que permite obtener excelentes resultados. Algunos de los principales beneficios de la gamificación en recursos humanos son los siguientes:

  1. Se genera un impacto positivo en el personal. Una dinámica de gamificación no es simplemente un “curso de formación teórica”, que muchas veces acaba convirtiéndose en un mero trámite para el empleado y no le resulta muy motivador. Se expone como un juego, un ejercicio que pone a prueba su habilidad. Además, se pueden incluir incentivos que le lleven a esforzarse y potenciar sus capacidades para lograr un mejor rendimiento.
  1. Son un laboratorio para planificar cambios. Antes de asumir riesgos y grandes cantidades de dinero en una reforma de los procesos, conviene hacer un experimento. ¿Cómo responderían los empleados si tuvieran que realizar las tareas de otra manera? Mejor observar los resultados sin asumir riesgos excesivos, así como prever los posibles obstáculos que se producirían en el proceso de cambio.
  1. Ayudan a la formación continua del empleado. Una empresa es responsable de que sus empleados tengan una formación continua. No hacerlo supone un riesgo demasiado alto, como por ejemplo, que el capital humano de la empresa no se adapte a las nuevas circunstancias, o que carezca de nuevas habilidades para hacer frente a los nuevos retos de la empresa.

Aplicar un programa de gamificación permite influir en el rendimiento futuro de los empleados cuando pasamos a entornos no controlados. Es decir, la vida real de la empresa.

Gamificación en recursos humanos, cómo aplicarla.

Otros ejercicios de gamificación en la empresa

Un ejercicio de gamificación en recursos humanos para mejorar las habilidades sociales del empleado que trabaja de cara al público es la figura del “falso cliente” o “cliente ficticio”.

Diseñaríamos diferentes perfiles o tipos de clientes, que presentarían algún tipo de queja, pregunta o comportamiento, y analizaríamos las respuestas de los dependientes o comerciales.

Luego dichos perfiles de clientes darían una puntuación o recompensa a cada empleado en función de su grado de satisfacción.

La recompensa es un punto fundamental para que los empleados puedan sentirse incentivados a mejorar su comportamiento. Repetiríamos el proceso durante un período amplio de tiempo, de modo que a los empleados les dé tiempo a interiorizar la conducta correcta.

Qué herramientas utilizar en gamificación

Para que este tipo de ejercicios de gamificación sea lo más eficaz posible, en ocasiones se pueden utilizar videojuegos o aplicaciones informáticas diseñadas para que el empleado aprenda la conducta más exitosa mediante refuerzos positivos y negativos.

A medida que pase el tiempo, los usuarios irán interiorizando habilidades exitosas, cumpliendo un estándar que coincidirá con el objetivo o protocolo de respuesta diseñado por la empresa ante determinadas situaciones.

No todos los juegos y dinámicas funcionan; no todos al final resultan eficaces. De ahí la importancia de fijar un objetivo claro para el juego, crear un sistema que permita al empleado aprender y motivarse. Diseñar, además, un programa lo más imparcial y objetivo posible, basado en la estrategia de la empresa para sacar todo el potencial de su plantilla.

Muchas empresas no cuentan con un departamento de recursos humanos, o necesitan externalizar determinados servicios, como por ejemplo el diseño de programas educativos. No siempre existen, por otro lado, aplicaciones informáticas para la gamificación en recursos humanos acordes con el objetivo que se persigue.

De ahí la importancia del asesoramiento profesional y el diseño de formación a medida para diseñar un programa orientado a la formación de los empleados que aproveche los beneficios de la gamificación.

¿Estás aplicando juegos de gamificación en tu empresa? Si tienes dudas al respecto, te invito a que contactes conmigo o a que me dejes aquí tus comentarios. ¡Te espero!

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This