¿Sabías que en una empresa 2 + 2 nunca deberían sumar 4? Porque, cuando juntamos a varias personas para el trabajo en equipo, lo que esperamos es que se potencien unas a otras y trabajen mejor que si lo hicieran cada una de forma individual. En eso consiste parte de la asesoría de formación empresarial: enseñar a los grupos a sacar lo mejor de sí mismos, a cooperar entre sí.

Te podríamos poner un montón de ejemplos de la vida real; los futbolistas no son nada si no trabajan en equipo, si el portero o el defensa no cumplen su función. Sin embargo, ¿sabemos cómo hacerlo? ¿estamos enseñando a nuestros empleados a trabajar en equipo?

Una empresa no es una suma de trabajadores; es un equipo

La asesoría de formación empresarial comienza siempre por un análisis y un diagnóstico. Si pasáramos el día entero en una empresa, podríamos observar cómo funcionan los procesos.

  • Quiénes son miembros del equipo y cómo se sienten
  • Cuáles son los objetivos de ese equipo
  • Quién ocupa el papel de liderazgo y cómo lo hace
  • Quién habla con quién, cuándo y de qué manera
  • Qué es lo que se dice y lo que no se dice.
  • Cuánto tiempo se invierte en la comunicación y bajo qué canales.
  • Cuáles son los valores de los empleados en lo referente a la competitividad entre ellos.
  • Cómo se abordan las crisis y quiénes intervienen.

En definitiva, podríamos descubrir muchos de los resortes y aristas que conforman el día a día de la empresa. Lo que hace que tu empresa sea como realmente es.

¿Te preguntas por qué no consigues mejorar los procesos de tu empresa? ¿Por qué falta cooperación entre diferentes empleados, o incluso entre distintos departamentos?

Tanto si hablamos de un pequeño grupo de personas, como de diferentes departamentos que tienen que colaborar, siempre hay que hablar de equipos, no de una suma de personas con diferente iniciativa.

¿Por qué tus empleados no consiguen trabajar en equipo?

Muchos empresarios buscan asesoría de formación empresarial porque están convencidos de que en su empresa falta trabajo en equipo, no hay comunicación, no hay cooperación.

Sin embargo, no saben realmente qué se puede hacer para solucionarlo. Y por su cabeza pasan muchas ideas que no siempre acaban de resolver el problema.

  • Cambiar a algunos empleados por otros porque el equipo no funciona.
  • Reestructurar la plantilla y asignar diferentes tareas a quien no ha sido competente.

Estas decisiones, que a veces pueden ser necesarias, a menudo no resuelven el problema de base, que es más bien global; la falta de un equipo, con un objetivo en común, y unos procesos de trabajo eficaces.

Muchas veces el problema no es que sean malos trabajadores, sino que no han aprendido a trabajar de forma conjunta para conseguir sacar lo mejor de sí mismos.

“Cuando el trabajo en equipo está presente, 2+2 suman mucho más que 4.”

¿Cómo enseñar a tus empleados a trabajar en equipo?

Ya hablamos en una ocasión de la importancia de la gamificación. La aplicación de juegos dentro de la empresa para mejorar determinadas habilidades. Entre ellas, el trabajo en equipo es una de las más relevantes a mi modo de ver.

Para enseñar a los empleados a trabajar en equipo, hay estrategias que funcionan y otras que no funcionan.

¿Qué es lo que no funciona para trabajar en equipo?

  • Dejar que cada cual haga lo que quiera y tome las iniciativas que considere. Falta liderazgo, se permite la falta de compromiso, no se motiva al grupo por un objetivo común.
  • Los enfrentamientos y rivalidades entre miembros del equipo. El mal ambiente y la desconfianza genera que un exceso de competitividad interna nos lleve a tomar decisiones equivocadas.
  • El exceso de rigidez. Cuando los líderes del equipo, en lugar de buscar la opinión de los empleados y valorarla, imponen criterios e impiden a los miembros del equipo poner en práctica sus talentos, no se está extrayendo lo mejor de cada uno.

Hay que entender que para llegar hasta el final, en esta carrera, “no hay llaneros solitarios”. Siempre hay alguien que es mejor que tú en algo.

En un equipo, siempre hay que reconocer las propias virtudes y los propios defectos. Y reconocer las virtudes del otro y los defectos del otro. Cuando la comunicación es abierta y sincera, el grupo estará bien encaminado.

¿Qué es lo que sí funciona para el trabajo en equipo?

Los profesionales de la asesoría de formación empresarial recomendamos solucionar problemas a través de pequeños cambios cognitivos.

Cambia el enfoque

El enfoque muchas veces se centra en los defectos de las personas, en los enfrentamientos y rivalidades entre miembros del equipo. Eso no soluciona el problema o, simplemente, lo prolonga.

La clave está en cambiar el enfoque y la forma de comunicarnos; comunicar de manera asertiva lo que queremos del grupo, lo que esperamos de él y marcar unos pasos a seguir.

Muchas veces creemos que estas cosas están claras; que todo el mundo sabe cómo esperamos que actúe. Pero la historia personal de cada uno a veces puede generar malentendidos. Debemos poner el dedo en la llaga y explicar nuestra misión a todos para que todos participen de ella.

Aprende liderazgo

Los líderes nacen, pero también se hacen. Si los miembros del equipo no respetan el liderazgo, tenderán a tomar iniciativas sin contar con otros miembros del grupo.

La labor del líder es por eso muy importante. El líder hace sentir a cada miembro individualmente parte del grupo. Maneja las habilidades sociales. Conoce a cada uno por su nombre y lo hace sentir parte de ese objetivo común. Tiene el enfoque y la visión clara.

Trabaja más que nadie y se hace respetar, pero ni quiere hacerlo todo, ni ahoga a los miembros del equipo.

Reduce la hiper-competitividad

Muchas personas vienen de entornos hiper-competitivos donde lo esencial es destacar en el trabajo. Ser mejor que los demás o, incluso, hacer sentir menos a los demás.

Eso no es constructivo para el trabajo en equipo. Basta que un miembro, un solo miembro del equipo no esté dando lo mejor de sí, para que el equipo no esté funcionando como debería.

Debes transmitir a tus empleados que el éxito personal depende también del éxito de los otros miembros del equipo.

Mejora los canales de comunicación

Ensayo, corrección, ensayo, corrección. Ese debe ser el sistema que mejor te ayudará a conseguir una mayor colaboración entre los miembros del equipo.

A veces poner a muchas personas juntas lo que provoca es el efecto contrario; su trabajo se ralentiza, tienen que adaptarse a otras personas, el equipo parece una maquinaria lenta.

Por eso no sólo hay que optimizar el trabajo, también la manera en la que se hace. La comunicación entre los miembros del equipo será importante. Pero entendiendo cada uno también a la otra parte.

Gestionando bien el tiempo y facilitando canales de comunicación eficaces para dar el máximo rendimiento, por ejemplo a través de reuniones individuales y grupales cada semana.

Cómo ganarte la confianza de tus alumnos como profesor.
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn

Incentiva a cada uno de los miembros

¿Cuáles son los motivos por los que tus trabajadores están en ese equipo? ¿Qué es lo que les apasiona, lo que les impulsa a seguir cada día? Invierte en esos valores, en esos objetivos individuales.

Y trata de que esos objetivos conecten con el objetivo empresarial que te has planteado para tu grupo. Sé pro-activo en la defensa de los intereses personales de cada uno de tus empleados.

Asesoría de formación empresarial para mejorar el trabajo en equipo

Gestionar personas, procesos y horarios requiere experiencia y una alta capacidad. En la asesoría de formación empresarial, siempre trato de ayudar a mejorar los puntos críticos que están dinamitando el éxito del grupo y el cumplimiento de su objetivo.

Si quieres más información, entra en mi Guía de Diseño de formación para la empresa.

¿Estás invirtiendo en la capacidad de trabajo en equipo de tus empleados? ¿Necesitas asesoría de formación empresarial en tu negocio? Te invito a que me traslades tus preguntas a través de mi correo electrónico o en los comentarios.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn
Kenia Montes es psicopedagoga y maestra experta en formación. Ayuda a profesores, alumnos y empresas a conseguir un cambio positivo en la formación gracias al coaching educativo y el diseño de formación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This