La invitada de hoy no te va a dejar indiferente. Que su pelo azul y su dulce sonrisa no te engañen: esta mujer de fuerte personalidad sabe muy bien lo que hace. El coaching es su pasión y la risa su medicina. La he invitado a mi blog de formación por su experiencia como coach profesional y por su trabajo como profesional del sector de la formación en la empresa.

Adelante Asun, ¡bienvenida a mi blog!

¿Cómo empezaste en el coaching y cuál es tu trayectoria profesional?

Yo trabajaba en una empresa como Directora de Proyectos en la sección dedicada al ocio y a la formación de la infancia y la juventud. Por otro lado, en ocasiones, participaba en proyectos de formación outdoor , basados en una metodología experiencial, poniendo mi creatividad al servicio de estas formaciones. Muchas de las dinámicas y juegos para formar a adolescentes y niños, encajaban para potenciar o desarrollar habilidades y competencias en la empresa (comunicación, liderazgo…)

Cuando decidí iniciar mi andadura en solitario, vi necesario apoyar y cimentar mis conocimientos “intuitivos”, así pues, comencé mi formación en coaching. Asesorada por un coach inicié mis estudios en coaching ontológico.  Su creador es Rafael Echeverría. Grosso modo: surge de  un tipo de práctica que tiene su fundamento en la ontología del lenguaje, el ser humano  crea su mundo y así mismo en el lenguaje y a través del lenguaje. Somos seres lingüísticos, vivimos en el lenguaje  y éste es la clave para comprender los fenómenos humanos, esto es más o menos lo que dice Rafael Echeverría, el creador del coaching ontológico. Para mí, que soy lingüista, ha sido un complemento perfecto, pudiendo poner mi background a mi ejercicio de coach.

En estos momentos, desarrollo mi labor profesional como formadora  con personas mayores a traves de la risoterapia, optimismo y pensamiento positivo,así como, adultos jóvenes y niños. También soy consultora para empresas en programas experienciales y vivenciales. En todos los ámbitos aplico herramientas  y técnicas de coaching. Por otro lado, sigo ofreciendo mis servicios como coach ejecutivo y personal en sesiones individuales. De estas, me gusta mucho mi trabajo con adolescentes.

¿A qué crees que se debe este auge del coaching en todos los ámbitos de la sociedad?

No sé muy bien. Aunque imagino que en esta gran era de la comunicaciones, donde los seres humanos sufrimos la mayor incomunicación, encontrar a alguien que cree en ti, que sabe que puedes, que confía en tu sabiduría interior y te anima a encontrar tus propias respuestas que te van a llevar al logro de tus objetivos. Creo que es esa compañía que todos necesitamos. Cuando alguien te escucha profundamente y está para ti, sin juzgarte, confiando. Eso es muy empoderante… Y eso lo hace un coach.

¿Realmente necesitamos el coaching? ¿Qué puede aportarnos?

Entre el coach  y el coachee se establece una relación de ayuda, encaminada a  que éste último alcance sus objetivos   más rápidamente.  A veces, necesitas una buena pregunta que te haga despertar y los coaches  estamos entrenados en hacer buenas preguntas.  ¿Quién no necesita alguna vez en su vida una pregunta, cuya respuesta sea el cambio que necesitaba? En este sentido, el coaching es una herramienta más , solo tú puedes saber si quieres hacer uso de ella o no. En este sentido, todos podemos necesitar un coach. Y el aporte fundamental es el empoderamiento de la persona y la seguridad en sí misma, ya que ella es la que ha encontrado la solución a sus problema.

Si tienes una buena amiga preguntona, tienes un tesoro, y si no, aquí estoy yo. (Es una broma).

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn

¿A qué crees que se debe este auge del coaching en todos los ámbitos de la sociedad?

No sé muy bien. Aunque imagino que en esta gran era de la comunicaciones, donde los seres humanos sufrimos la mayor incomunicación, encontrar a alguien que cree en ti, que sabe que puedes, que confía en tu sabiduría interior y te anima a encontrar tus propias respuestas que te van a llevar al logro de tus objetivos.

Creo que es esa compañía que todos necesitamos. Cuando alguien te escucha profundamente y está para ti, sin juzgarte, confiando. Eso es muy empoderante… Y eso lo hace un coach.

¿Realmente necesitamos el coaching? ¿Qué puede aportarnos?

Entre el coach  y el coachee se establece una relación de ayuda, encaminada a  que éste último alcance sus objetivos   más rápidamente.  A veces, necesitas una buena pregunta que te haga despertar y los coaches  estamos entrenados en hacer buenas preguntas.  ¿Quién no necesita alguna vez en su vida una pregunta, cuya respuesta sea el cambio que necesitaba?

En este sentido, el coaching es una herramienta más, solo tú puedes saber si quieres hacer uso de ella o no. En este sentido, todos podemos necesitar un coach. Y el aporte fundamental es el empoderamiento de la persona y la seguridad en sí misma, ya que ella es la que ha encontrado la solución a sus problema.

Si tienes una buena amiga preguntona, tienes un tesoro, y si no, aquí estoy yo. (Es una broma)

El Coaching es una buena metodología para pensar todos juntos, y eso siempre es bueno.

¿Y cuándo se aplica al sector educativo? ¿Qué puede aportar?

Creo que es una herramienta fundamental para los educadores y profesores. Les ayuda a compartir la responsabilidad sobre la educación de sus alumnos. Y a los alumnos les ayuda a resolver sus propios conflictos de una manera creativa y reflexiva.

Es una metodología muy útil para aprender a pensar todos juntos. Son maneras para que educador y educando descubran  un nuevo sito desde el que  mirar, otro lugar desde el cual no se te había ocurrido mirar.

Me doy cuenta de que a los alumnos intentamos darles las respuestas siempre, no les ayudamos a buscar. Tendemos a tener poca paciencia o a incomodarnos, si la respuesta se hace esperar. En el coaching los silencios se sostienen y se buscan, son el espacio para la reflexión, “tomate tu tiempo para responder”, es una invitación que suele salirme fácilmente cuando pregunto a mi coachee.

Cuando surge el “no se me ocurre nada”, animo con “dale una vuelta”. Se aprende a no tener prisa y también a ver los pequeños pasos (acciones) que se van dando para alcanzar el objetivo. El coach anima y motiva para que no se caiga en el desánimo, siempre ayudando a ver lo logrado hasta ahora. Me parece que en educación eso es muy importante. Es algo así como amor y confianza.

¿Cómo crees que evolucionará el sector del coaching en los próximos años?

Creo que ya se está viendo que se está llevando a todos los ámbitos de la vida, por eso de tener a alguien que te acompañe en un determinado proceso, pero que luego debe dejarte solo, porque ya estás preparado.

El coaching se va fusionar con otras disciplinas, por ejemplo, ya existe el coaching sistémico, explicado rápidamente, se entiende que cuando hay un problema, este se entiende como algo que afecta a un sistema, el cual está formado por “elementos” que interactúan entre sí, que están interconectados de forma que cualquier acción o decisión que se toma repercute en los demás; es decir, no se trabaja con individualidades. Imagino que algunas terapias aportarán matices al coaching.

Por otro lado, creo que a los líderes se les entrenará en habilidades de coaching para un mejor desempeño de la tarea, al igual que a los maestros, esto que ahora es opcional, con el tiempo será competencias básicas (líder coach, teacher coach) que se impartirán dentro del currículum de las universidades.

De nuevo, gracias Asun por cederme este tiempo y compartir con mis lectores toda tu experiencia.

¿Me cuentas tus perspectivas para los próximos meses en lo que a coaching se refiere? ¿Crees que seguirá su crecimiento como forma de autoconocimiento y crecimiento personal y profesional? Te espero en los comentarios.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn
Kenia Montes es psicopedagoga y maestra experta en formación. Ayuda a profesores, alumnos y empresas a conseguir un cambio positivo en la formación gracias al coaching educativo y el diseño de formación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This