Invertir en la formación de tus empleados es pensar en el futuro de tu empresa. El reciclaje y la inversión en talento te ayuda a conseguir nuevos objetivos. Sin embargo, no todos los cursos de formación son útiles. Necesitas métodos y estrategias que te garanticen resultados. La asesoría de formación puede ayudarte a resolver muchas preguntas.

¿Cómo debería ser un buen asesor de formación?, ¿qué requisitos debería cumplir para que confiarle el diseño de un plan de formación?

En este post te daré las claves para que puedas encontrar profesionales de asesoría de formación que realmente se conviertan en la solución y no en el problema.

¿Qué cualidades debe ofrecer una buena asesoría de formación? Las 7 claves

Te adelanto que no es una tarea fácil, pero es una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu empresa o institución.

Como antes he dicho, no todos los programas de formación son útiles. Ni siquiera todos están impartidos por profesionales del diseño de formación.

Un buen asesor de formación debe tener un enfoque muy claro y decidido.

1/ Conocimiento de la empresa

No hace falta que sea experto en tu sector. Pero sí que te ofrezca un servicio personalizado. Sí un experto en organizaciones. Que sea capaz de identificar, realmente, tus necesidades concretas.

Para eso es imprescindible conocer la empresa. Descubrir qué es lo que necesitas con tan sólo contemplar y analizar el panorama.

La fase de investigación, que debe acompañar a todo diseño de un programa de formación empresarial, debe ahondar en las necesidades clave.

“Invertir en la formación de tus empleados es invertir en el futuro de tu empresa.

2/ Capacidad de liderazgo

Toda asesoría de formación debe venir acompañada de una alta capacidad de liderazgo. Ser capaz de integrar y buscar la participación de cada una de las partes.

La realidad nos indica que, cuando una persona sabe cómo atraer a la gente, acaba logrando que las personas saquen la mejor versión de sí mismos.

Carisma, inteligencia, decisión y capacidad de escucha son cualidades que van a marcar la diferencia en el plan de diseño de formación empresarial.

3/ Enfoque de resultados

La mejor asesoría de formación empresarial está enfocada a los resultados. No quieres gastar tu dinero inútilmente en cursos formativos que no funcionan.

Tu deseo no es simplemente cubrir tu expediente. Los cursos de formación pueden medirse a través de los resultados.

En este sentido, es muy importante que asesor ayude a reducir la curva de aprendizaje de las enseñanzas que se van a transmitir. Si recuerdas, el efecto Pigmalión se puede volver en nuestro favor o en nuestra contra.

No todas las metodologías, ni todos los cursos, ni todos los profesores producen los mismos resultados en el mismo tiempo.

4/ Conocimiento de las metodologías, pero sin rigideces

Una buena asesoría de formación no hace que las personas se adapten a las metodologías, sino las metodologías a las personas.

No es una persona rígida en sus métodos de enseñanza. No te ofrece “cursos express” sin tener en cuenta las particularidades de las organizaciones.

Hay un dicho en español que dice que “cada maestrillo tiene su librillo”. Pero, aunque esto tiene parte de verdad, lo cierto es que también puede implicar desventajas. Aplicar a toda costa un método, pero no ser capaz de darse cuenta de que no funciona.

¿Necesitas asesoría de formación?

No dejes el futuro de tu empresa en manos de cualquiera, busca un asesor que de verdad te ayude.

GUÍA GRATUITA

5/ Acierto en el diagnóstico

Saber diseñar un plan formativo no es equivalente a acertar en el diagnóstico de la situación. Hay muchos planes que no siempre funcionan. Saber entender el problema de tu empresa es clave antes de ofrecer una solución.

Y te cuento un pequeño ejemplo, extraído del famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, del Dr. Stephen Covey.

“Suponga el lector que tiene problemas en la vista y decide visitar a un oculista. Después de escuchar brevemente su queja, el oculista se quita las gafas y se las entrega.
—Póngase estas —le dice—. Yo he usado este par de gafas durante diez años y realmente me han sido muy útiles. Tengo otro par en casa; quédese usted con este.
El lector se las pone, con lo cual su problema se agrava.
—¡Veo fatal! —exclama usted—. ¡No veo nada!
—¿Por qué no le sirven? A mí me han dado un resultado excelente. Ponga algo más de empeño”.

Muchos formadores o asesores creen tener un “método mágico” para resolver problemas. Algo que funciona en todas y cada una de las organizaciones a las que van. Pero todos sabemos que no existe esa fórmula. Yo no me considero una gurú.

La clave está en saber escuchar, saber entender las singularidades; lo que funciona en unas organizaciones, no siempre funciona en otras. Es imprescindible tener esta visión para acertar en el diagnóstico.

6/ Honestidad y comunicación

Quizás ya has invertido en cursos, pero no ves que se estén produciendo avances, ni cambios. La honestidad es clave en este sector. Mantener una comunicación fluida con cada una de las partes de la organización.

Tratar de eliminar los desencuentros, las creencias limitantes, los enfoques equivocados que te impiden avanzar en tu empresa.

Uno de los métodos que más me gusta del coaching es la “mayéutica”. Exactamente, el mismo método que utilizaba Sócrates, allá en el siglo V ante de Cristo, para convencer a sus oyentes de sus postulados filosóficos.

Consiste en hacer preguntas al interlocutor hasta que él mismo acabe encontrando la respuesta. En la asesoría de formación, esta metodología ayuda mucho a obtener información.

A que las personas dejen de utilizar métodos y hábitos que no funcionan para enfocarse en los hábitos que enriquecen tu empresa y sus vidas.

Por qué elegir una asesoría de formación y qué puede hacer por ti.

7/ Capacidad de integración

Porque todos viajamos en el mismo barco. Y cuando estamos convencidos de ello, cuando realmente somos un equipo, entonces las cosas funcionan.

Los buenos asesores crean programas formativos integradores para que nadie se quede atrás.

  • Para aquellos trabajadores desmotivados que no se sienten parte de la organización
  • Personas con discapacidades, o capacidades diferentes a las nuestras.
  • Empleados más antiguos y más jóvenes, trabajadores de diferentes departamentos, etc.

En mi servicio de diseño de formación para empresas, mi deseo es potenciar el capital humano. Hacer que cada uno saque lo mejor de sí mismo. Llegar al clímax de su rendimiento personal y laboral.

Conclusión

¿Buscas una solución duradera? ¿Te gustaría profundizar un poco más en el talento de tus empleados? No te imaginas lo que pueden llegar a conseguir.

Entender cómo funciona la formación (la formación de verdad) puede marcar un antes y un después en tu organización. Me gustaría que compartieras tus necesidades conmigo. Puedes dejarme un comentario, o escribirme por privado al correo electrónico.

Y tú, ¿qué es lo que le pides a un buen asesor de formación?

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This