De mis años de profesional dedicada a la inserción socio laboral de personas con discapacidad he aprendido que no hay dos iguales. Por muchos manuales, guías y procesos que utilicemos para catalogar a las personas, éstas siempre se escapan entre las costuras.

Cada ser humano es único, con un ADN que así lo atestigua y con procesos que no se pueden encerrar, ni catalogar, ni procedimentar.

¿Por qué nos empeñamos entonces en crear procesos para controlarlo todo? Muy sencillo, porque somos muchos.

Al igual que cuando tienes 2 clientes no necesitas ningún software de gestión para lidiar con ellos, pero sí cuando son 200 o 200.000; para lidiar con 3 millones de alumnos necesitas un sistema.

Estos sistemas permiten manejar múltiples elementos que comparten características similares, como sucede con el sistema educativo. Para lidiar con los alumnos no queda otra que utilizar un manual.

Está claro que así podemos ser más eficaces. Al igual que me pasaba a mi cuando trabajaba con la discapacidad intelectual, la diversidad del aprendizaje se rebela contra ese sistema que trata a todos los alumnos como si fueran iguales sin serlo.

Enfoque estratégico, decidir para triunfar

¿Por qué he titulado esta entrada como enfoque estratégico? Es sencillo, porque en el tema del aprendizaje personalizado no podemos hacer chapuzas. No se puede improvisar, hay que tomárselo en serio, por eso es importante las grandes preguntar de por qué y para quién.

En esta entrada voy a intentar (con tu ayuda si me aportas tus comentarios) explicar qué se entiende por aprendizaje personalizado y cómo aplicarlo en las aulas.

“Implementar estrategias individualizadas es difícil porque somos muchos. No dejes que esto impida personalizar las clases.

Aprendizaje personalizado para satisfacer necesidades individuales

El aprendizaje personalizado es un término acuñado hace casi 50 años. Inicialmente, el enfoque incluía cualquier estrategia de enseñanza que satisfaciera las necesidades individuales del estudiante. En la práctica, el término describe a los estudiantes que trabajan a través de materiales de ajuste o planes de estudio creados para que los alumnos avancen a su propio ritmo, normalmente porque tienen algún problema.

Sin embargo, el aprendizaje personalizado no tiene por qué estar limitado a alumnos con problemas de aprendizaje. El ideal (al que espero que lleguemos pronto) sería que todos los alumnos pudieran gozar de un aprendizaje personalizado, no sólo aquellos que tengan problemas.

Aprendizaje personalizado, un acercamiento a este término y lo que significa.

El aprendizaje personalizado, un término confuso

El aprendizaje personalizado involucra al estudiante en la creación de actividades de aprendizaje y se basa más en los intereses personales del estudiante y su curiosidad innata.

Esta definición que a priori todos compartimos como ideal de aprendizaje, con frecuencia se confunde. Hay quien piensa que es el alumno quien elige cómo, qué y dónde aprende.

En realidad, el aprendizaje personalizado, según varios autores, es aquel que se adapta a las preferencias e intereses de los alumnos, y como añadido, a sus necesidades únicas.

Las metas académicas, programas de estudios y el contenido, así como el método y el ritmo, pueden variar en un ambiente de aprendizaje personalizado.

Este método está, obviamente, muy lejos de lo que estamos acostumbrados a ver y tiene mucho que ver con los nuevos métodos de enseñanza que hemos hablado en este blog de formación en diversos momentos.

La enseñanza personalizada, más enchufada a la tecnología que nunca

El Instituto Christensen Clayton para la innovación disruptiva, habla de aprendizaje combinado

En este concepto, se utiliza Internet para proporcionar a cada estudiante una experiencia de aprendizaje más personalizada. Así, cada estudiante tiene un mayor control sobre el tiempo, el lugar, la ruta y el ritmo de su aprendizaje.

Esta concepción surge de la creencia de que los estudiantes aprenderán más si tienen más poder sobre lo que aprenden.

Lo que una persona es capaz de aprender depende de lo que ya sabe. Cuando se encuentra con nueva información, si no tiene el conocimiento preexistente para poner la información en su contexto, se siente frustrada.

Es aquí, en la generación de un contexto que dé sentido a los nuevos conocimientos, cuando la tecnología está al servicio del aula, como se está demostrando en numerosos centros educativos de todo el mundo.

Por ejemplo, puede ayudar a facilitar respuestas, involucrar a los padres en el aprendizaje de sus hijos, capacitar a los líderes escolares para apoyar a los profesores, y, o bien simplificar problemas, o hacerlos más complejos, basados en las necesidades individuales del estudiante.

Todo depende de la capacidad de los profesores para conectar las herramientas adecuadas con los estudiantes correctos. 

Aprendizaje personalizado, un acercamiento a este término y lo que significa.

A la tecnología hay que sumarle nuevos métodos de enseñanza

El aprendizaje moderno es la máxima colaboración entre el profesor y el estudiante. Al igual que un médico, el maestro debe evaluar las necesidades de cada individuo, para prescribir la solución adecuada.

Al mismo tiempo, de esta colaboración surge el autoconocimiento de los estudiantes, que saben qué funciona mejor con ellos, y contribuyen a la creación de su plan de estudios personalizado.

Al hablar de un vocabulario común, los educadores de hoy pueden aprovechar mejor las herramientas para hacer frente a un vibrante espectro de diferencias en los alumnos y crear experiencias educativas dinámicas en sus clases.

Tenemos que organizar nuestras escuelas de tal manera que los estudiantes adquieran conocimientos básicos, acumulen conocimientos, y desarrollen habilidades de aprendizaje independiente.

Para desarrollar entornos de aprendizaje personalizado estables, es lógico pensar que se necesitan recursos, capacidad, y tecnología.

Estrategias de aprendizaje personalizado que puedes aplicar en el aula

El aprendizaje personalizado se basa en un conjunto de estrategias de enseñanza que puedes empezar a aplicar hoy mismo: la retroalimentación, la tutoría entre iguales, el dominio del aprendizaje y los ajustes en la meta.

No todas estas estrategias son fáciles de implementar, lo sé. Pero si cada poco tiempo, introduces una de estas estrategias en el aula, verás como en breve el aprendizaje personalizado comienza a ser una realidad.

Retroalimentación. Cada día es más común la valoración de los formadores a todos los niveles. Tanto en ciclos superiores (universidad) como en la formación en la empresa o incluso, en los cursos independientes, vemos la valoración de los profesores como una forma lógica de entender que así la calidad de la enseñanza mejorará.

¿Por qué no hacer lo mismo en la enseñanza reglada no superior?

Tutoría entre iguales. Es obvio que los alumnos de primaria, ESO y bachillerato no siempre están en clase por gusto. Sus padres o tutores les obligan a ir a clase, y nadie aprende cuando no quiere aprender. Es lógico. Como no existen fórmulas mágicas para conseguir que un alumno quiera aprender, la única forma de conseguir que juegue en nuestro equipo es que entienda que estamos de su parte, formando una relación entre iguales.

¿Qué es el coaching educativo?

Consulta la guía de coaching para profesores y estudiantes.

GUÍA GRATUITA

Esta relación, que no siempre es posible en las aulas, sí es más sencilla de implementar si hay tutorías personalizadas.

Dominio del aprendizaje. ¿Recuerdas la primera vez que conseguiste montar en bici sin ruedines? Es una sensación increíble. De repente, te das cuenta de que tu padre (o quien te enseñara) ya no te sujeta. La bici la controlas tú, y además, no te caes.

Siempre que pienso en este concepto de dominio del aprendizaje, recuerdo esta lección de la bicicleta. Así visualizo que es ésa la sensación que debemos contagiar a nuestros alumnos. La bicicleta la dominas tú y nadie más que tú.

Ajustes en la meta. En una sociedad hiperconectada e hiperinformada, los alumnos cada vez están más dispersos. Ya lo hemos comentado en diversas ocasiones. Por eso, los ajustes de metas a corto plazo son una manera de llamar la atención de los alumnos sobre qué pueden esperar en cada parada de su proceso de aprendizaje.

Estas metas, se pueden y se deben ajustar a medida que avanzamos. ¡Y los ajustes los harán ellos, no nosotros!

¿Me cuentas tus ideas para aplicar el aprendizaje personalizado en las aulas? ¿Ya lo has puesto en marcha? ¡Espero tus comentarios!

Kenia Montes es maestra y psicopedagoga. Apuesta por la formación de calidad, la inclusión educativa y la integración de la tecnología en las aulas. Diseña formación y asesora a instituciones y empresas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This